access time space
Mostly Cloudy

1°C

Ingenio Santa Rosa

Mostly Cloudy

Beneficios de la Familia Santaroseña

Con 44 fructíferos años de laborar en la Empresa, Eris Elías Villarreal Mendieta, siente que su vida guarda relación cercana con el entorno, porque desde los seis años frecuentaba la empresa ya que aquí laboraban miembros de su familia. Destaca que el buen trato por parte de los dueños es lo más significativo en sus recuerdos. Entró a la Empresa como ayudante en la fábrica (Alambique) durante la zafra, luego fue analista en el laboratorio de Control de Calidad, en Contabilidad manejó la planilla manual de campo. En 1974, se crea el Departamento de Cómputo e ingresa al mismo, en 1980 es nombrado Jefe de Personal y en la actualidad es el Jefe de Recursos Humanos.

“Aquí ha vivido por espacio de 36 años y aquí crecieron sus hijos”.

El Convenio Colectivo pactado con el Sindicato de Trabajadores (SITADA), establece beneficios como son las bonificaciones por antigüedad, por asistencia, por manejo de los operadores, becas para que los hijos de los trabajadores con buenas notas continúen sus estudios. Se incentiva el ahorro cooperativo con el 3 % de interés. Hay aguinaldo de Navidad, el empleado pensionado por vejez o invalidez, adicional a su pensión, se le otorga una bonificación. Todos los años hay aumento de salarios. Villarreal destaca que el éxito logrado hasta ahora se debe a la buena solidez económica, a la organización, a la lealtad de los trabajadores, a las buenas relaciones laborales y al excelente trato recibido por parte de los dueños de la Empresa a lo largo de estos 100 años.

 

mision vision 

 

Influye también que toda la familia pueda trabajar en la Empresa, factor que en otras empresas es prohibido. La jubilación no significa el cese laboral, si la salud lo permite, muchos continúan trabajando.

En la Empresa hay 559 empleados todo el año, en el período de zafra se cuenta aproximadamente con 3,020 empleados eventuales y durante el cultivo, hay un aproximado de 2,698 trabajadores eventuales, de acuerdo al año de 2011.

Los empleados eventuales tienen alojamiento gratuito en las posadas establecidas en las Fincas, se le ofrece las tres comidas diarias a muy bajo precio, igualmente transporte gratis para ellos y sus hijos a las diferentes escuelas del área. A pesar de su eventualidad, se les paga vacaciones, décimo tercer mes y todos los beneficios contemplados en el Convenio Colectivo de Trabajo.

Casi todos los empleados de cultivo y los cortadores de caña, vienen de Santa Fe y Cañazas, de Veraguas. El personal de Recursos Humanos, acompañado por personal de Contabilidad, Jefes de Fincas y Supervisores de Campo, van a estos distritos, a efectuar los pagos de vacaciones y décimo tercer mes, reparten comidas, golosinas y cuadernos, en una convivencia familiar; además, se le obsequia a la Escuela y al Hospital, un aporte económico y azúcar.

Todo esto y más es lo que hace que cada miembro que trabaja en esta empresa, ame su trabajo y se sienta orgulloso de pertenecer a la gran Familia Santaroseña.

 GALERÍA DE IMÁGENES


Parte de la familia

Beneficios

Julio César Maizón Torres tiene 39 años de trabajar con Azucarera Nacional, inició en 1972 como aguatero y pasó por casi todas las labores agrícolas excepto cortar caña. “Sembré caña, regué, fui velador en la puerta cuidando que el ganado no entrara, conté peones, fui bodeguero, también mayordomo que es como asistente oficinista de la finca, luego fui secretario general del sindicato, para representar a la empresa cuando la crisis de Noriega”. Simplemente, se siente en casa, y está muy agradecido porque su hija Ana Isabel Maizón al ser buena estudiante, participó del concurso de becas y fue becada en secundaria y en la universidad, en la cual se encuentra en su último año de derecho.

Ana Isabel, quien además de estudiar está haciendo una licencia en el Órgano Judicial, se siente contenta por poder estudiar lo que soñó desde pequeña. “Sinceramente fue gracias al apoyo que me dieron con la beca, pues la carrera es muy cara y la he podido hacer completa de manera continua. Además cuando iba a empezar el colegio, no había en el Roble, y con el bus de la empresa se me hizo fácil poder ir al colegio.”

Además, Ana Isabel señala que se siente parte de la familia Santaroseña, pues muchos de sus familiares trabajan allí y siempre que ha necesitado colaboración para sus investigaciones, la ha tenido. Actualmente, está conociendo sobre las apelaciones, demandas y trámites legales, al terminar la carrera quiere obtener un máster en administración “quién quita soy la abogada de Santa Rosa en el futuro, pues estoy contenta de que cumpla 100 años y me siento parte de la familia azucarera”.